Encuéntranos en Google+.
 
He aquí un clásico: Gillette. Ha hecho incontables anuncios en TV, radio y en la calle además de vender un producto indispensable para el hombre: maquinillas de afeitar.
Gillette tiene sus orígenes y sede central en Boston, Massachusetts, EEUU, ya hacia 1895: el fundador, King Camp Gillette, era un hombre que viajaba a menudo (por su trabajado como fabricante de tapones de botellas) y debido a cómo eran las navajas de afeitado en la época, siempre consideraba un peligro afeitarse en el lavabo de un tren debido a su constante traqueteo: pensó en cómo de beneficioso sería si el afeitado pudiese hacerse con una nueva herramienta que se usase pocas veces y luego fuera descartado.

Consiguió materializar su idea en 1901 con la creación de la American Safety Razor Company que un después se renombraría Gillette Safety Razon Company: estas máquinas de afeitar sólo tenían una cuchilla descartable.

El gran éxito le vino gracias, irónicamente, a la participación de los EEUU en la 1ª guerra mundial: firmó un contrato con las Fuerzas Armadas para subministrar maquinillas y se forró aunque no está claro si tuvo problemas tiempo después con la gran depresión de los años 30.

Pero la verdadera innovación no fue hasta los años 90 mucho tiempo después del fallecimiento del fundador: la casa inventó la Gillette Mach 3 que sigue siendo una de las más vendidas por todo el mundo y ha seguido usándola de basa para mejorar siempre acompañada de su lema publicitario (y las estrellas que promocionan la marca): lo mejor que ha existido.
 



Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply.